Proporcionado por Dr. Tobleman

El otoño está aquí en el centro de Texas y con él llega el aumento en el envenenamiento con monóxido de carbono.

“Apenas encendemos nuestros sistemas de calefacción y nuestras chimeneas por primera vez en varios meses, el potencial de acumulación de monóxido de carbono aumenta en nuestros hogares” explica el Dr. Ross Tobelman, M.D., Director de Emergencias Médicas, Baylor Scott & White Medical Center in Round Rock.

Cientos de personas mueren cada año por envenenamiento con monóxido de carbono; lo cual puede prevenirse.  El monóxido de carbono es producido cada vez que quemas gasolina encendiendo el carro, las camionetas, pequeños motores, estufas, lámparas, parrillas, chimeneas, cocinas de gas o calderos.

El Doctor Tobleman afirma que el monóxido de carbono produce los siguientes efectos:

  • Náusea
  • Dolor de cabeza
  • Somnolencia
  • Muerte

Usted no puede confiar en su olfato para detectar el monóxido de carbono porque este es inoloro; lo que hace crítico el trabajo de detectar el monóxido de carbono en su hogar.  Para trabajar en la prevención del envenenamiento por monóxido de carbono.

Para trabajar en la prevención del envenenamiento por monóxido de carbono, el Dr. Tobleman sugiere lo siguiente:

  • Haga la revisión de su sistema de calefacción una vez al año con un técnico calificado.
  • Realice la limpieza de su chimenea anualmente para estar seguro que está libre de desechos y para verificar que los conductos de ventilación funcionan adecuadamente.
  • No use hornos o cocinas de gas para calentar su casa.
  • No use parrillas de carbón o cocinetas en espacios interiores.
  • No use generadores de gas dentro de su casa o en el garaje.
  • No use aparatos caseros tales como cinta adhesiva para reparar los conductos de ventilación.

*Esta información tiene como propósito brindar conocimiento general y no sustituye la asesoría ni el tratamiento de un profesional de la medicina.

Para más información, visite www.sw.org.