Cada 109 segundos, un Americano es agredido sexualmente. Una de cada 3 niñas y uno de cada 7 niños han sido asaltados sexualmente en el rango de los 18 años de edad.  Esto es muy común pero muy oculto.  Mientras mucha gente teme siendo atacado en un oscuro garaje de estacionamiento, más de la mitad de los incidentes ocurren en casa.  Solo el 21% de los agresores son desconocidos por sus víctimas.   Casi siempre, ellos son miembros de la familia, amigos e incluso esposos.

El 66% de los asaltos sexuales no son denunciados. Muchas víctimas temen ser avergonzadas, culpadas o que no les crean. El agresor “persuade” a su víctima que el asalto sexual fue su culpa, y que ella “lo deseaba” o “lo causaba”.  Otros temen por represalias contra ellos mismos o contra miembros de la familia; es así como los asaltantes amenazan a sus víctimas.  Con estas amenazas y temores inminentes, muchos guardan silencio. Entonces, ¿cómo saber si sus seres queridos han sido abusados?

Aquí están algunos signos de advertencia de trauma sexual:

  • Desconfianza hacia los demás.
  • Insomnio
  • Tener miendo de dormir en la cama o en la oscuridad
  • Incontinencia nocturna (mojar la cama), en niños que ya saben hacer uso del baño
  • Pesadillas
  • Sensibilidad o evasión a ser tocado
  • Querer tener el cuerpo cubierto o tenerlo oculto
  • Promiscuidad o evasión de intimidad.

Si no recibe tratamiento, otras condiciones pueden desarrollarse; como resultado de, un modo de agresión sexual.  Esto comúnmente incluye: depresión, ansiedad, trastornos de la alimentación, autolesión y uso de sustancias.  Las relaciones a menudo sufren por personas que empiezan a distanciarse con quienes eran cercanos.  La intimidad física puede llegar a ser extremadamente difícil y a menudo un sobreviviente del abuso sexual se distanciará durante las relaciones sexuales, dejando su mente para llegar a ser solo un cuerpo.

¿Qué debería hacer si sospecha que un ser querido ha sido abusado?

 

 

Hable con él de una manera gentil y amorosa.  Ellos se pueden sentir avergonzados del abuso o pueden estar temerosos sobre qué pasará si cuentan su historia.  No lo presione a revelar detalles. Simplemente exprese su preocupación por los síntomas que usted ha visto y ofrezca un espacio seguro para ellos para compartir.

Use frases claves como:

  • “No es tu culpa”
  • “Tú no merecías esto”
  • “Yo no te veo de forma diferente”
  • “Estoy aquí cuando tú estés listo para hablar”
  • “Yo te creo”

 

Esto puede ayudar a crear un ambiente de confianza y ayudar a combatir algunos de los pensamientos negativos que hay en su mente.  Incentive el uso de recursos como terapia, atención médica o intervención de la policía, mientras les permitimos escoger cuándo y bajo qué condiciones esos recursos son traídos para ayudarles.  Empodere al sobreviviente a tener el control sobre su vida otra vez, es un paso clave en la recuperación.

Finalmente, recuerde revisar periódicamente, particularmente en el aniversario de los eventos.  Aunque las cicatrices físicas pueden desaparecer, los efectos emocionales pueden permanecer un largo tiempo. No obstante la recuperación es posible, no hay un tiempo establecido para recuperarse de un trauma sexual

 

Kasi Howard, Psy.D. es Director Ejecutivo de Innova Recovery, un programa de tratamiento de telesalud para las relaciones y combatir traumas; sirviendo a todo el estado de Texas.

Para más información visite Innova Recovery.